Israel ora por la gran sequía del Mar de Galilea y Dios responde con lluvias

Toda la nación estaba en oración por la falta de lluvias, y han recibido la respuesta tan esperada hace poco días cuando comenzaron las precipitaciones sobre la zona afectada, cerca del Mar de Galilea. Hubodos días de intensas lluvias las cuales se produjeron junto con un marcado descenso de temperatura.

Las lluvias con mayor intensidad fueron en el norte lo cual le devolvió la vida al Mar de Galilea (Kinneret), su fuente de agua potable numero 1. Según los registrados, han confirmado que el nivel del Kinneret creció 22 centímetros, equivalente a 8,66 pulgadas, alcanzando 214,24 metros.

Israel se caracteriza por su clima árido, y su registro de precipitaciones señala un 70% de la lluvia media entre noviembre y marzo. Sin embargo, las lluvias recibidas en diciembre han alcanzado el valor más alto en 30 años. Las lluvias en el norte y centro de Israel registró un valor entre 60-80% de sus lluvias anuales.

Más tarde, durante 2 días registraron lluvias de 7,3 pulgadas. Lo que respecta al norte del país, ya ha superado sus valores habituales para este período del año en comparación con la mayoría de las zonas del norte, sobrepasando más del 150% de las precipitaciones medias.

Las lluvias en Israel estuvieron durante los últimos 5 años un nivel inferior al promedio, perjudicando directamente a los niveles de agua en el Kinneret manteniendo alerta a toda la población. El verano pasado ha sido la más pronunciada en 100 años, desatando grandes incendios forestales agravados por los ataques aéreos de Gaza, los cuales destruyeron cientos de campos y reservas naturales en el sur de Israel.

Esta gran sequía mantuvo a toda la comunidad alerta, quienes se unieron en oración durante cultos especiales a lo largo de todo el país.

No solo las lluvias fueron una bendición, también los pobladores fueron sorprendidos con algunas nevadas en el monte Hermón en esta última semana, alcanzando cinco pies de nieve en la cima y cuatro pies en las laderas más bajas. Una vez que las tormentas de nieve hallan desaparecido, abrirán las pistas de esquí que se encuentran en el resort para quienes deseen disfrutarlas.

El portavoz de la Water Authority, Uri Schor, señaló cuan importante son las lluvias, aunque el daño ocurrido es irreparable.

“Las lluvias de hoy no apaga los últimos cinco años. Esperamos que este año tenga la precipitación media, o mayor que la media, eso permitiría que no se agrave el problema de la sequía, pero tampoco repara lo que ya ha ocurrido”, concluyó.

Fuente Guíame