Enfermera despedida por predicar gana juicio y le devuelven su empleo

Una enfermera del hospital Valle Darent en Inglaterra llamada Sarah Kuteh, fue despedida de su empleo por “imponer su religión a los pacientes”, segpun argumentó el hospital. Ella decidió demandar al Consejo de Enfermería de Reino Unido y resultó que la justicia dictaminó el fallo a su favor, recobrando el empleo.

“Eso me trae mucha alegría, porque amo mi profesión”, dijo Sarah cuando se dió a conocer el fallo de la corte.

EL caso de Sarah tuvo un proceso de dos años en el cual ella estuvo sin trabajo por haber compartir su fe con los pacientes del hospital al obsequiarles Biblias. Christian Concern fue quien la acompañó cuando el Servicio Nacional de Salud presentó la demanda luego de “recibieron quejas de pacientes” al preguntar por su religión, cuestionario estándar del centro de salud. Sarah explica que ella solo ofrecía oraciones y Biblias a las personas que se lo solicitaban sin imponerlo a quienes no querían hablar de su fe.

Sarah, madre de 3 niños, había trabajado durante 9 años en la institución, alcanzando un total de 15 años de experiencia en el área de salud. Sin embargo, este caso perjudicó la vida de Sarah, impidiendo que consiga un nuevo empleo.

El hospital le envió una carta a modo de advertencia por su comportamiento pero jamás imagino que sería despedida.

“Recibí una carta diciendo que podría hablar de religión con los pacientes, pero sólo si me lo pedían. Siempre he preguntado a mis pacientes si se sentían a gusto para hablar del asunto. La mayoría decía que sí”, explica.

Finalmente, cuando fue comunicado su despido, ella escribió una carta que decía: “¿Cómo hablar de Jesús puede causar problemas a las personas?”, lamentando que Reino Unido parece no tener libertad religiosa.

Durante las audiencias, Sarah fue descripta por sus compañeros como diciendo una “enfermera amable, servicial, honesta y amigable, y valiosa integrante del equipo”.

Luego de dos años de proceso y audiencias, la justicia emitió una sentencia el 26 de julio de 2018, el panel de NMC dictaminó por unanimidad que Sarah Kuteh era “adecuada para la práctica” y “es de interés público devolver a la práctica a una enfermera con experiencia y de otra manera competente”. Al conocer el falló, Sarah atribuye la gloria a Dios, reconociendo que todo está en manos de él y que debe continuar llevando el evangelio a toda cristura, como dice la Palabra.

Aquí su testimonio en ingles:

Fuente Biblia Todo Noticias