Estudio científico confirma que el Sol se detuvo cuando Josué lo ordenó

La Biblia dice con exactitud que “el sol se detuvo”, y esto es tema de debate para muchos estudiosos. El físico Adauto Lourenco es defensor del creacionismo, ha estado investigando el hecho que nombra la palabra y ha señalado detalles de gran importancia que definen lo sucedido.

La palabra de Dios dice en Josue 10:12 “El día que el Señor entregó al amorreo delante de los hijos de Israel y Josué dijo frente a los israelitas: Sol detente en Gabaon y tu luna en el valle de Ajalon”. Según señalan las Escrituras la delaración que hizo Josue fue en medio de una guerra.

Entonces continúa explicando la Biblia en Josue 10:14 “Así la luna y el sol se detuvieron, hasta que las personas se vengaran de sus enemigos ¿No esta escrito en el libro de Jaser? Y el sol se paro en el medio del cielo y no se apresuro por un día entero. No hubo otro día como ese ni antes ni después de el, cuando atendió Dios a la voz de un hombre, ya que Jehova peleaba por Israel”

Según determinó el científico, Josue se basó en el referente geográfico donde estaba ubicado.

¿Que sucedió entonces?

Lourenco explica que la tierra en la linea del Ecuador registra una velocidad de 1.700 kilómetros por hora y gira alrededor del sol a una velocidad de 115.200 km por hora. Es por eso que Lourenco afirma que evidentemente “el universo se detuvo, el Señor detuvo todo el universo”, sostiene.

Es entonces cuando las Escrituras registran cuando Josue pide un poco más de tiempo para alcanzar la victoria en la batalla en la que se encontraba. Lourenco supone como si Dios le hubiese dicho a Josue “ve y haz lo tuyo que yo me encargo del tiempo”. Sin embargo, para muchos es imposible que Dios pueda hacer algo así por nosotros, agrega.

Según los ojos de Josué el sol y la luna se detuvieron. Para quienes leen la Biblia puede ser considerado como un fenómeno sobrenatural y para quienes no creen, una verdadera locura.

El físico finalizó su estudio preguntando, ¿en verdad en qué creemos? “¿Cual es tu apuesta?”. El dice que apuesta que las Sagradas Escritura son correctas, pero en realidad no debe decirse apostar, porque la Palabra de Dios lo denomina Fe.

Usted debe considerar la Biblia como la base de su fe, señaló. Y como conlusión final, Lourenco aseguró que la ciencia aplicada debidamente y las Sagradas Escrituras interpretadas correctamente, nunca se contradecirán una con otra.

A continuación el video:

Fuente Latam Today