Guardia que confiscaba Biblias en Corea del Norte se rinde a Jesús

Guardia que trabaja en la frontera de Corea del Norte límite con china conoció a Cristo luego de leer las Sagradas Escrituras. El agente se desempeñaba como encargado de retener los ejemplares de la Biblia qué intentaban ingresar por la frontera.

Su nombre es Park Chin-Mae, era perteneciente al régimen comunista norcoreano hasta que decidió abandonar su puesto. En la actualidad vive en Corea del Sur donde conoció a Jesucristo y trabaja para él.

Una organización cristiana ha entrevistado a Park Chin-Mae y revela que sus colegas de la guardia de la frontera saben que la Biblia es el primer enemigo de su régimen.

Su vida fue transformada por Cristo cuando se trasladó a Corea del Sur donde conoció la Iglesia cristiana y asistió a sus cultos por medio de un centro de reasentamiento encargado de darle asistencia a sus guardias.

Primeramente se acercó al centro y participó de los servicios realizados teniendo la tarea de colocar Biblias antes del inicio de cada culto, sin saber que ese mismo libro era el que el confisca en otro tiempo en la frontera.

Mientras colaboraba con el centro y asistía a los cultos, decidió tomar una Biblia y comenzar a leer página tras página. Rápidamente comprendió que no era un libro cualquiera y tomo con mucha consideración cada enseñanza.

Park Chin-Mae sintió el llamado en su corazón y entregó su vida a Cristo y todas las enseñanzas que leyó las guardó en su corazón, según cuenta su testimonio.

El ex Guardia se encuentra en un lugar seguro fuera de Corea del norte. Sin embargo, hay muchos cristianos que están viviendo fuertes restricciones en su nación a causa de la Fe en Cristo.

Fuente Acontecer Cristiano