Pastor Pentecostal argumenta que las danzas y saltos durante culto no son bíblicos

En Brasil, pastor Pentecostal de las Asambleas de Dios, asegura que las danzas, saltos y giros que se presentan en los cultos no son manifestaciones del Espíritu Santo, en realidad son emociones de los hombres.

Elinaldo Renovato de Lima es el principal pastor de las Asambleas de Dios en Paranamirin y ha explicado durante su sermón que la llamada “danza en el Espíritu” conocida por sus saltos, giros y gritos, no cuenta con ningún argumentó bíblico.

Estas declaraciones han desatado grandes críticas para el mundo evangélico sobre todo ha causado gran sorpresa debido que el pastor es denominado como Pentecostal, y dentro de estas Iglesias la práctica de las danzas es habitual.

El pastor argumenta qué estás danzas provienen del “emocionalismo” que vive dentro de la iglesia y además, por qué los creyentes permanecen como “niños” en la fe sin experimentar una maduración necesaria.

Recordando una de las cartas del apóstol Pablo, el pastor citó el versículo 1 Corintios 13:11 “Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño”.

Continúa explicando que hay creyentes que a pesar de su avanzada edad dentro de la iglesia todavía permanecen en el jardín de infantes, intentando explicar qué muchos evangélicos practican costumbres de giros y saltos tan sólo porque no han madurado lo suficiente.

Además, sostiene que esta práctica denominada como “danza en el espíritu”, manifiesta un descontrol emocional del creyente con el objetivo de exhibirse y hacerse notorio dentro del lugar de pertenencia y generado por el emocionalismo sin ningún tipo de vinculación con lo espiritual.

El pastor se muestra seguro de sus palabras y afirma que nunca ha encontrado una base bíblica que sostenga esta práctica luego de haber leído la Biblia en su totalidad alrededor de 43 veces.

También solicitó a aquellos que no comparten su argumento, que prueben a la luz de la Biblia esta costumbre que se arraigo dentro de la Iglesia Pentecostal.

Fuente Acontecer Cristiano