La ciencia confirma a través del ADN que “Adán y Eva existieron”

En Estados Unidos una reconocida genetista molecular ha estudiado la historia de Adán y Eva plasmado en un documental, explicando qué actuales hallazgos genéticos confírma el relato de la Biblia que sostiene que los seres humanos provienen de una pareja original creada por Dios.

La Dra. Georgia Purdom se graduó en la Universidad del Estado de Ohio alcanzando su Ph.D. en genética molecular ya desarrollado investigaciones publicadas en revistas científicas como la Revista de Neurociencia y la Revista de Investigaciones Óseas y Minerales. Actualmente Purdom es investigadora y conferencista del ministerio de apologética Cristiana “Answers in Genesis” (AiG).

Purdom ha trabajado en cantidad de artículos y presentaciones desde que se incorporó a AiG. Su mayor trabajo se ha titulado “La genética de Adán y Eva”, que estudia el génesis considerando los orígenes de la humanidad desde la genética.

Según sostiene la doctora, uno de los debates de mayor relevancia en el cristianismo señalan si Adán y Eva fueron reales o sólo un producto de un mito. Aquellos que sostienen la teoría que el hombre evolucionó a través de millones de años creen que Adán y Eva no constituyen la base de la humanidad.

Según su argumento, la genética prueba que no se puede descender solamente de dos individuos. Sin embargo, muchos cristianos han considerado válida esta postura y sostienen que la existencia histórica de Adán y Eva no es relevante para el cristianismo ni para el evangelio, según explica Purdom.

Durante una entrevista con el diario Christian News, la doctora explicó que la existencia histórica de Adán y Eva es necesaria para entender adecuadamente el evangelio, porque estás figuras históricas junto a el pecado original son la base del Evangelio.

Conocer que Adán y Eva fueron reales sostiene la necesidad de las buenas noticias junto con la gracia y la vida, las cuales se hallan en Cristo. “Jesús es la solución al problema del mal en Génesis 3. Pablo hizo esta conexión muy clara en Romanos 5 y en 1 Corintios 15”, dijo Purdom.

Los hallazgos obtenidos por el genetista Dr. Nathaniel Jeanson son evidencia genética irrefutable que habla de una pareja creada por Dios, durante una investigación de ADN mitocondrial, el cual confirma el ancestro común de todas las mujeres, Eva, el cual vivió dentro del lapso de tiempo bíblico, es decir varios miles de años atrás”.

Según explica la investigación, este ancestro de la mujer no pudo haber vivido hace 100.000 años atrás como los evolucionistas sostienen. Respecto a la teoría de que el ser humano proviene del chimpancé, queda obsoleta al probarse que la genética del humano no coincide con un ancestro en común con el chimpancé. La diferencia entre el ADN de los monos y el de los humanos es evidente.

Por otra parte, la doctora alienta los cristianos a tomar información científica y utilizarla para defender la veracidad de la Biblia. Finaliza señalando que es necesario que la gente sepa que la ciencia apoya y confirma la historia escrita en Génesis.

Fuente Christian News