¿Qué dice la Biblia acerca del feminismo? Cristianas debaten su rol en el mundo

“Mujeres en papeles variados: emprendedora, pastora, madre” fue el tema del debate abordado por un grupo de pastoras: Adriana Bernardo, Cíntia Beltrame, Sandra Lima y Vanessa Martinazzo.

El debate se desarrollo contando experiencias de multitareas, incluyendo las actividades ministeriales que todas ejercen. Para Cíntia Beltrame, que es presidente de la Comisión de Prensa de la OAB, la “mujer en los días de hoy no está haciendo nada más que rescatar lo que ya era su derecho”. La abogada recordó el personaje bíblico Débora, que tuvo un papel relevante en su época, siendo juez.

Cíntia asegura que sus logros son “por la gracia del Señor” y porque aprendió dentro de su propia casa con la madre, que era misionera.

La autora de los libros “Derechos y deberes eclesiásticos” y “Más que vencedoras”, Cyntia habló de su experiencia personal fuerte al perder a su hijo a los 17 años y, después de él, otros familiares en un corto período de tiempo: “Mi vida iba mucho y, de repente, pasé un momento de Job. El Señor recogió a mi hijo y la tristeza nos tomó. A continuación, mi padre, mi madre, mi suegro y mi tía partieron con el Señor. Mi marido se fue de casa”.

Dios la enseñó a lidiar con aquella amargura. Cyntia, alentó a aquellas mujeres que tienen problemas con sus maridos, diciendo que usted es mujer, no debe ser padre y madre de sus hijos, sino que el padre ahora es Jesús.

Sandra Lima también contó su vivencia espiritual, y como relaciona su responsabilidad frente a la dirección de las empresas que conduce, reconociendo que también para eso debe orar y pedir a Dios la dirección.

Además, Sandra es cantante y recordó que todas las actividades de la mujer en su día a día no pueden alejarla de lo espiritual. Segú cuenta, dice que todos los días despierta a las 4 de la mañana para su devocional con Dios.

Vanessa Martinazzo recuerda remarca que las actividades no pueden sacarla a uated de los compromisos espirituales. Además, sostiene que las mujeres tienen el papel de enseñar a sus hijos como futuras generaciones.

Uno de los puntos importantes es la sumisión de la mujer respecto del hombre, y Cyntia explica que casi siempre es mal interpretada. La sumisión es sujetarse a una misma misión y no de yugo. Las mujeres necesitan conocer sus derechos para no permitir malos tratos o tratos incorrectos.

Respecto al trabajo de la iglesia, principalmente de las mujeres deben estar al servicio de cuidae huérfanos y viudas, como desamparados.

Dios creó a la mujer para caminar al lado del hombre como compañera. La mujer no es un ser débil y frágil, sino diferente del hombre.

Es necesario entender que cada mujer tiene su lugar y no necesitamos disputar espacio, cada una manofestará su don y eso generará grandes cosas.

La pastora Cíntia dijo que la mujer no necesita ser feminista, basta con ser femenina. Ella sostiene que la Biblia también ayuda a la mujer siendo el manual del ser humano y allí está escrito como puede ser vencedora, competente y plenamente femenina.

Fuente Guíame